Capplannetta y la sangre caliente

Posted on 6:23


Con lo arrebatadora que eras todos los días, dos horas, en la suerte de Likes allá en las redes sociales. Y ahora andas sonámbula propagando spam allá en los correos no deseados. Te lucías con tu prisa vegetal en los relojes, eras guacamayo, aurora y semilla, siempre aniquilando voces con tu no maltrecho, te vestías con sedas brillantes, con oropeles manchados de nicotina decorabas tu casa, te reías de las cadenas de los esclavos del planeta, propiciabas el regreso al amanecer, ya no hay porqué mirarte, te pusiste gorda de los barbitúricos que tomabas, antes tenías cuerpo atlético, eras escultura, qué bella eras, con esos ojos grandes como lunas con eclipse de planetas pequeños, te ahogabas en té todos los días,  no salías a la calle sin tus gotas de Chanel número cinco, qué elegante ibas siempre, yo te pregunté: -¿Te vienes a una boite? Tú dijiste que qué era eso, yo te contesté: -La gente normal lo llama discoteca, tú contéstate que no, que eran sórdidas e iba todo el mundo ebrio. Yo te miré, tú me miraste, y dijiste: -¿Y ahora qué? Y te di un beso en tu boca, pura sangre caliente. Sus labios carnosos eran un ardiente tacto de sangre, me pregunto ahora qué corazón de fuego tendrá esta mujer, le mando señales a través de esta web/blog, le recuerdo nuestras canciones cuando hablábamos en otro tiempo, soy como un satélite que le concede la señal de que parten los te quieros, le escribo historias no vividas por nosotros, como cuando le dije: -Tus besos con sabor a indio, indio que es todo sabor. Pero ella ahora es spam que se lleva el desprecio, anda disuelta en hilos láser y partículas de luz por todo el Internet, su nebulosa de pensamientos es como un paradigma inventado para ir a la deriva por el multiverso Pangea, el Píxel es una micra de color y luz que le gusta mirar y le atrae. Porque le atrae lo bello, lo que hace pareja con la armonía, aunque ella es arisca, yo también lo soy, por eso no funcionamos como pareja, no teníamos demasiadas cosas en común también, eso, y el poco sentido común de ambos, diferentes hemisferios, como la cara y la cruz de una moneda, diferentes maneras de vivir, distintas culturas, el amor es así, brota como la sangre caliente, brota como la flor del tallo, brota como en la espiga el grano. 

Capplannetta contra el orgullo

Posted on 2:36


La palabra orgullo tiene varias connotaciones, tiene la buena, que es resultado de sentirse orgulloso de algo o alguien, y la mala, que es una mezcla entre aires de superioridad, prepotencia y soberbia. No estoy en contra de la buena, lo estoy contra la mala, porque esa gente que tiene un ego orgulloso se hace daño a sí misma, son gente que ni perdona ni olvida. El orgullo de estas personas suele traicionarles muchas veces, ya que ellos mismos se dan cuenta de que el orgullo en sí no sirve de nada y muchas veces se tienen que bajar del burro, dicho de una manera sencilla, se retractan o se quedan solos y ellos mismos se tienen que lamer las heridas, como perros abandonados. El orgullo de uno es doloroso para todos, pero también es doloroso el orgullo de muchos, sobre todo de las personas con cierta dosis de fanatismo, éstos son los peores, pueden hacer verdaderos estragos a todo aquel que no tiene las mismas ideas. Este fenómeno habitual en la sociedad española, es abundante en el fútbol y en la política. Tiene variedad de aspectos comunes, típicos de la gente infame y domesticada, normalmente son borregos todos a una, también es típico ese germen tóxico en el populacho, se pueden congregar una serie de gente con pocas luces y hacerte pasar por derroteros que mejor no nombrar aquí ahora. 

Capplannetta se rasca mientras orina

Posted on 11:45


Tal vez, algún día, este Capplannetta que os habla, desde algún lugar del hemisferio norte, sea como una especie de héroe caricaturizado, no ya como Don Quijote, ni como Fausto, sería una mezcla de los dos añadiendo nitroglicerina, no pretendo ser vanidoso ni pretencioso, pero éste hombre, éste rebelde con causa, éste outsider, llegue a querer ser aquello por lo que ha luchado durante toda su vida. Una mezcla de payaso, con unas cucharadas de poeta ripioso, con unas pinceladas de loco, travieso, sabio, rey, mendigo, tonto a veces, aunque quizá algún día encuentre aquello por lo que llevo luchando media parte de mi vida, y es la libertad, el libre pensamiento, no es imposible, pero no está en este mundo, al menos en el subsuelo que me ha tocado vivir, es mezquino, es rencoroso, egoísta, y opresor. Sería una idiotez por mi parte dármelas de ángel, de iluminado, pero la vida es misteriosa, a pesar de que tiene ratos de tedio y de agonía es maravillosa a veces, nada más por esos momentos en los que la vida se vuelve maravillosa, vale la pena seguir vivo. Siempre lo digo, un día malo, otro bueno. 

Capplannetta y la cultura del final feliz

Posted on 5:33


El final feliz es algo abstracto que tiene dos vertientes, la que seguimos en mayor o menor grado a través del cine, o la literatura, y en otros ámbitos no tan comunes como en los dos casos anteriores. Y la cuestión es: ¿en qué parámetros podemos priorizar el final feliz en la vida diaria? Esta es la segunda vertiente, y la respuesta está en lo que cada uno crea o estime como felicidad. La insatisfacción es siempre nuestra manera de ver la vida, porque al ser humano siempre le falta algo, tenemos poder y aún estamos insatisfechos, tenemos fama y ocurre también lo mismo, incluso con el dinero, ya que hay gente tan estúpida que quema dinero y lo graba en vídeo. ¿Por qué debemos tener derecho todos y cada uno de nosotros a la felicidad? ¿Por qué ansiamos con tanta hambre el final feliz? Los padres de la psicología lo atribuían al sexo, pero no es eso, hoy en día el sexo es tan fácil como el dinero fácil (valga la redundancia). Queremos ser felices sin entregar nada a cambio, porque el trabajo no es que nos haga muy felices, ¿a qué me refiero con entregar algo a cambio? Me refiero a que siempre es poco, nunca se llena de plenitud el mezquino, ni el avaro, ni el vanidoso, estamos empeñados en almacenar y ése es un instinto prehistórico, tememos a la necesidad, quien haya pasado alguna vez por necesidades lo puede comprender mejor. El ser humano busca acaparar y acaparar porque nos han enseñado que ese es el método con el que se sujeta la supervivencia. Cuando te faltan recursos debes ingeniártelas, siempre buscando la manera de darle el pan de la agradecida miseria al que predomina o sobresale un poco de tu punto débil personal y circunstancial, y así nos acondicionan factores como el servilismo, la carencia de dignidad, y la sensación de insatisfacción, y en el otro lado están los que te ningunean, actúan con orgullo y menosprecio, usan el nepotismo como tabla de salvación y son soberbios y oportunistas. Por eso vemos el cine con buenos ojos, por eso nos gusta leer, y desde el lado fatal, por eso nos gusta la bebida, por eso nos gusta drogarnos. La felicidad no existe, podríamos catalogarla como una incógnita en la que consolarnos y dejar el coste pagado antes que fiarle el festín a los caseros del mundo. Y si se debe conseguir tras el hecho de que todos seamos una legión con los mismos aspectos comunes, y todos no seamos enemigos de todos, y todos no seamos animales depredadores que guardan la caza en un árbol, vayamos todos de la mano y probemos con el suicidio colectivo, perdonen la ironía. 

Capplannetta y su nueva criaturita

Posted on 22:47


Tengo una hermana embarazada y voy a publicar en breve una novela, no es la primera vez que publico, aunque esta vez es distinto. Sé que no tiene mucho que ver el embarazo de mi hermana con la publicación de mi primera novela, pero a mi parecer tiene algunas similitudes al respecto. Digamos que escribir una novela es como hacer el coito para engendrar a la criatura, tienes satisfacciones, te lo pasas bien, y a veces tienes orgasmos escribiendo, digamos que es una especie de éxtasis, Roberto Bolaño dijo alguna vez que el éxtasis de escribir quemaba, puede valer, pero a mí no me quema, me proporciona evasión satisfactoria. Bien, empezamos escribiendo por la cópula hemos dicho, luego está el proceso de saber, que podría valer la hora de buscar editor, hay muchas editoriales, pequeñas y grandes, pero la “gestación” es difícil, y llena de frustraciones, haciendo una alusión al hecho de engendrar lo asemejaría con el tema del predictor, el dichoso predictor, que puede dar una negación o una afirmación, que te dicen: Lo sentimos pero su libro es bueno, pero tenemos ya el catálogo repleto y no lo podemos incluir en ninguna colección. En ese momento se dice la pareja, bueno, lo volvemos a intentar. En el caso de que sí te publiquen el libro estamos embarazados. Después está el tiempo de las correcciones que se asemejan a las visitas al ginecólogo y hacerle a la criatura las respectivas ecografías, cuando el libro/criatura está formado vamos viendo sus extremidades/diagramación, vemos su sexo/ correcciones, el ginecólogo/editor nos dirá la cantidad de páginas y el tamaño, que se asemeja al peso y a la altura del bebé/libro. Luego está la carita, que sería la portada, bien pues la gestación ha durado nueve meses y nos ponemos de parto, sale la novela publicada, haces las presentaciones, luego la criatura/libro tiene que abrirse camino. En fin, que yo estoy ahora en la fase de ecografías y estoy esperando el parto para diciembre, o sea, que en diciembre cumplo. Ya he visto el interior de la criatura, hemos hecho las correcciones pertinentes y ya he visto también su carita/portada, ahora falta romper aguas y dilatar hasta que sea un parto cortito, es mejor que no se haga largo. Y eso quería decirles, que próximamente tendrán a la nueva criatura en algunas librerías de España. Os iré contando. No quiero anticiparme, que la naturaleza siga su curso, es mejor así, forzar las cosas te decepciona, un amigo mío me aconseja paciencia, y eso trato, pero tengo ganas ya de ver a mi modesta nueva criatura abrirse camino entre tanto libro que se publica. Tiene que hablar la criatura/la novela con sus propias palabras, o sea, que tiene que hablar por sí sola, se llamará Cibernétic@ Esperanza_, ya les diré la editorial más adelante, no quiero adelantar los acontecimientos, estas cosas se hacen sin prisas. Después salen mal y nos deprimimos un tanto. 

Capplannetta se contesta a una pregunta

Posted on 22:03


Siento, o mejor decir, presiento que este mundo tiene arreglo. Presiento que aún se puede salvar el planeta Tierra. Se puede salvar de sus presidentes cretinos, de su deforestación salvaje, de su fanatismo sin medida, de su gran rebaño de mediocres, de su estupidez infinita. Cierta vez le preguntaron al fallecido ya José Antonio Labordeta que en qué personajes creía en el mundo que le dieran esperanza, y Labordeta contestó: Los Simpsons, Manu Chao y Joaquín Sabina, y me hizo bastante gracia, ya que añadió que en lo demás la Esperanza la había perdido. La respuesta de José Antonio me pareció interesante, y yo me hice la misma pregunta unos años más tarde, y tardé en contestármela, para mí los personajes que me dan mucha buena vibra son muchísimos, pero si tuviera que decir tres al igual que José Antonio Labordeta serían Sean Penn (el actor estadounidense), José Mujica (el expresidente uruguayo), y Greta Thunberg (la activista ecologista). Los tres me dan esperanzas de que este mundo tenga reparo, o sane, no por lo que hacen, sino porque son un ejemplo para todos nosotros. Los tres representan un mundo bueno del que estar orgulloso. 

Capplannetta pasajero

Posted on 23:52


Hace unos años, en un vuelo Lima-Madrid, después de dieciocho horas para embarcar, me embarqué solo en los asientos de la izquierda, de cara a la cabina, me senté y al rato, cuando el avión despegaba una chica joven del asiento de al lado lloraba y miraba unas fotos, la chica lloraba con un sentimiento muy profundo, se le caían lágrimas mezcladas con rímel de sus pestañas, con lo cuál, eran unas lágrimas negras, tal y como recordaba a la canción. Le pregunté: -¿Son tus hijos, verdad? Y me contestó un sí tremolante, y añadí: ¿qué edades tienen? Me dijo que el pequeño tenía un año y dos meses, y la niña mayor ocho años. Le di un pañuelo de papel para que se limpiara las lágrimas. Le volví a preguntar después de haberme dado las gracias: ¿vas a Madrid a trabajar? Y me contestó afirmativamente y añadió que iba a alojarse en una casa de su tía, me contó que la hija mayor iba al colegio italiano Antonio Raimondi; lo recuerdo porque he pasado por ese colegio desde un taxi. Cuando hablaba estaba totalmente compungida, su llanto se entremezclaba con suspiros y su propia voz, me dolía escucharla con ese sollozo y esa angustia, sin lugar a dudas era una madre, una buena madre, percibí. Traté de dormir, pero aún así, la escuchaba llorar respirando y llorando como una Magdalena, es injusta la vida. Vemos a esas mujeres, a esos hombres, y no nos preguntamos porqué emigraron de su país, algunos dejando a hijos, algunos dejando a familias, viven en soledad, tienen pocas horas de ocio, cuidan de nuestros ancianos, nuestros hijos, nosotros no somos culpables, pero así es el mundo, así es la vida, a veces somos como peces a los que sacan del agua y dan bocanadas sin fruto, bocanadas sin oxígeno, que no recuperan aliento hasta no volver al agua, a veces es lo contrario, gente que se ahoga en un mar de agua, la vida puede llevarnos a eso, a las últimas o penúltimas bocanadas. A intentar sobrevivir hasta las últimas consecuencias.