Capplannetta y el atajo más largo

Posted on 2:26


Aveces, sólo aveces, me ha ocurrido que he creído tener respaldándome un coro de ángeles en momentos repletos de magia y cargados de luz. Solamente por esos momentos tiene sentido la vida. Momentos que hacen pensar que la vida es bella, que vale la pena vivirla, sólo por escribir estas líneas que escribo vale la pena vivir. La edad adulta te da unos grados de sabiduría, de experiencia y de conocimiento. Te enseña, por ejemplo, que en algunas ocasiones en la cuestión de amores las segundas partes no son posibles, sobre todo si se ha perdido la pasión de los momentos primerizos. O te das cuenta de la conexión caprichosa entre unas personas u otras. Cuando se afianza esa comunión de conexión y reciprocidad acude el coro de ángeles. Por ejemplo, cuando te sinceras con alguien y lloras de sentimientos y ese alguien te consuela, te inspira, te comprende. Las personas tenemos muchos obstáculos pero también algunos atajos para entendernos y llevarnos mejor. La gente es buena, sólo que nos repele la desconfianza, ya que no es un mundo para vivir en él. Yo siempre he creído tomar el atajo más largo, siempre me ha vencido el miedo, la vida me hizo desconfiar. Me han fallado amigos y otros me han sorprendido. He vivido situaciones influenciado por el resentimiento y la ofuscación y he metido la pata muchas veces. Con lo corta y bonita que es la vida algún día tendremos que soltar marras y navegar a toda vela por el mar de soledades y momentos difíciles. El atajo ha sido largo pero he aprendido muchísimo. Y cada día aprendo más y más, y quiero seguir aprendiendo. Al final del camino parten las vicisitudes y para todos/as hay un mismo destino. 

Capplannetta y Jeros

Posted on 9:07


Se llamaba Juan Antonio Jiménez Muñoz (Jeros). También conocido por El del medio de Los Chichos. Fallecido en trágicas circunstancias. Gran compositor, el alma de Los Chichos. Cuando se separó de éstos grabó un excelente disco a modo de réplica y declaración de intenciones. Pero en todos los discos de Los Chichos dejó su impronta y su sello personal con enorme talento y agudeza lírica. En algunas ocasiones tiene canciones que parecen provenientes de un auténtico visionario. Tiene temas conocidísimos en nuestra memoria colectiva, sobre todo tiene en su repertorio canciones de una lógica y una profundidad grandiosa. Estamos hablando de un poeta, un poeta gitano, una persona que vivió la oscuridad de la soledad y las drogas. Escuchen a los Chichos, escuchen a Jeros. Os estremecerá a veces, otras os impresionará, y otras no os dejará indiferentes. Va por ti Jeros. 

Capplannetta no gusta

Posted on 23:47


A algunos compañeros bloggers no quisiera darles el beneficio de la réplica, pienso que es mejor que no lo haga, quizá con esto que digo puedo no gustar, aunque no busco un Me gusta, busco hacer justicia, y en mi web/blog publico lo que me sale del blog. No quiero ser mal educado. Tampoco trato de publicar por publicar, se me puede tildar de muchas cosas y quizá pueda decir alguna tontería, pero nunca publico si lo que escribo no tiene fundamento. A veces uno es benévolo y hace confesiones y concesiones a gente que no las merece. Me importa poco si gustan mis escritos o no, yo escribo como acto de auto exploración, para indagar en aquellos prolegómenos que me apartan de la ley de la mayoría, en otras publicaciones lo he dicho, no voy a repetirlo, creo no ser presuntuoso, tampoco vanidoso, aunque me exponga y relate cosas de mi vida privada, en esta web/blog no trato de tener un número elevado de publicaciones, no busco gustar, este es mi mundo, si no gusta, hay más mundos en los que estar. Para eso la mayoría de lectores es selectiva aunque todo sea un gran mérito suyo, es inútil ponerle al campo (World Wide Web) llaves, no voy a mantener una disputa con alguien que no conozco, sería estúpido, siempre es mejor que nadie sea el culpable, tampoco es la culpa mía, sino de la misma naturaleza que a mí me hizo hijo de un Dios menor.

Capplannetta y la estigmatización

Posted on 12:35


Soy Capplannetta y padezco trastorno esquizofreniforme. Para los que no lo sepan ya lo saben, para el que lo sabía o lo intuía le daré más detalles, para el que se alegre le diré que le aproveche, para el que me compadezca le compadezco yo también, pues nadie está libre de ello, tener una enfermedad mental en el siglo XXI y ante la cuarta revolución industrial no es vivir en los Mundos de Yupi precisamente, menesteroso y oportuno es decir que las tecnologías han avanzado, también la medicina, la ciencia, la educación, etcétera... aunque el ser humano no lo ha hecho aún. El estigma ante las enfermedades mentales aún perdura, se han hecho algunos avances sociales pero no son suficientes. Mis padres no entienden las causas, las consecuencias, ni los efectos secundarios, no hay ningún cursillo que les enseñe de qué se trata, tampoco demasiada información y se ahogan ante la impotencia y no asumen bien el que su hijo padezca una enfermedad por la que cualquier lucha resulta ser siempre una derrota, toda preocupación tiene como resultado una culpa, es duro convivir conmigo y no pueden hacer más de lo que hacen ya para ayudarme. Ellos ocultan la enfermedad que padezco no por vergüenza hacia mí, sino por el estigma absoluto al que prefieren no exponerme. En la calle (en el exterior) es incomprensible una enfermedad que no se ve ni es palpable aunque esté presente esperando un grado de debilidad, y que no sea evidente, aunque sí tenga resquicios de presencia, ya que se te nota sedado y con una parsimonia mental que te afecta en la memoria y te pone nervioso a la hora de relacionarte, esta enfermedad es como todas las enfermedades de la mente, es una enfermedad que sufre de una estigmatización que nos viene subyugando desde tiempos lejanos, es una secuela que no se entiende como debería. Es miseria emocional. Es un hecho dentro de una realidad de la cual nadie está libre de padecerla, cualquier persona puede padecerla a lo largo de su vida, hay distintos tipos, diversos factores, es algo de lo que no se está nunca realmente del todo preparado.

Capplannetta y las maneras de vivir

Posted on 0:08


Este fin de año no lo celebré con mi familia, exageré una gripe para no tener que desplazarme al pequeño hogar de mis padres. Y si os dijera, de una vez por todas, que mi casa no es mi casa ya. Han cambiado los muebles de sitio, se ha incorporado a la familia gente nueva, y yo no soy aquel que era. Hoy se celebra el día de la mujer trabajadora, y sí, trabajan mucho, demasiado, y viven algunas de manera independiente, otras atadas a hijos, maridos machistas, pero en cuestión de celebraciones, faltan días en el calendario para endosarlos a una causa no resuelta. Nuestra vida capitalista nos ha endurecido el alma. Ahora la conmiseración se ha convertido en una manera de hacerte el solidario aportando una pizca de buena fe para causas que ahora se manifiestan bajo el influjo del aniversario o efeméride hipócrita y con el ser mezquinamente podrido. No creo en la familia como institución, esa institución está en decadente tiempo de miserias emocionales, de presuntuosas maneras de vivir, de confuso resentimiento y de agravado sentido de la propiedad privada. Hubo una vez un muchacho que vivía porque tenía familia, la familia se fue disgregando y descomponiendo sus lazos de unión, pues unos iban enfermando y otros muriendo de toxicidad, quedaron los resortes de la soledad esperando en cada expectante renglón en cada episodio de esa novela río, porque, se enemista la familia, la familia se fragmenta cuando los pilares de ésta se evaporan. Se convierte en puro egoísmo la puta familia. Por eso la atomización, por eso la misantropía y otras causas que no diré porque harto estoy de repetir la misma canción.

Capplannetta y el cumpleaños de Ella

Posted on 0:49


Ayer fue el cumpleaños de Ella y también el de mi ex suegra (que Dios la tenga en su Gloria). Yo, por cuestiones de la vida, no he podido estar con Ella ni con su hija y nieto, a su nieto no lo conozco, pero les deseo la mayor felicidad posible. Ella y su hija aún tienen trato con mis padres, aunque no conmigo. Recuerdo que me casé con Ella un 30 de enero (el matrimonio duró siete años), la boda fue fenomenal, recuerdo que bailando salsa Ella me dio un culazo con su trasero en mis partes bailando al compás que ofrecía la orquesta, Papá Augusto (su tío materno) y la abuela de Ella (Sara) -en paz descanse- se partían de la risa. La abuela de Ella le dijo a mi ex suegra por teléfono (ya que no pudo venir a la boda por cuestiones de trabajo) que era muy buen chico, que en la boda estuve beso y beso. Recuerdo que mandamos que pusieran nuestra canción: un tema de Los Chunguitos Me quedo contigo y en su lugar pusieron otro de los Chunguitos del mismo disco, yo estaba tan nervioso que no me atreví a pedir que lo cambiaran, también por pura timidez y los dos nos pusimos a bailar y Ella siempre estuvo a la altura. Ojalá le vaya todo muy bien. En estos días me vienen recuerdos de mis tres meses en Perú, en el viejo Callao. Ella es pura chalaca, desde muchas generaciones atrás y siempre ha vivido vinculada al barrio cinco y a Bellavista, recuerdo a mi compadre Santiago, a Sophy, a tía Mery, a tod@s, el peruano es un alma noble, nunca los podré olvidar, felicidades Ella, que tengáis mucha felicidad. 

Capplannetta y sus rarezas musicales

Posted on 18:47


Puede parecer que este blog esté ideado para dar culto a mi personalidad, y quizá tengan razón, en él me expongo, pero no me exhibo. Muchas veces me pregunto si habrá alguien como yo, la respuesta es no, soy complicado, lo admito, ¿por qué soy tan raro? Ni mis padres lo saben, muchas veces me he sentido un marciano, y eso no quita de que muchas veces me  haya sentido desplazado. Puede parecer raro pero me gusta Skeeter Davis, mucho más que Brenda Lee, de Brenda me gusta el tema I’m sorry y de Skeeter: I forgot More Than You’ll Ever Know y esto le parece raro a gente de mi generación, ya que opinan que es música un tanto antigua, también me gusta Townes Van Zandt, en especial Dead Flowers, me recuerda a alguien que no quiero nombrar. Ya sé que es música que en mí no tiene ninguna seña de identidad, mi estilo es otro, pero me gusta la música en definitiva, la buena música, es parte de mi sensibilidad. Toda esta música me gusta por aparecer en films, o por escucharla por la radio o la televisión, muchos pueden pensar que las cosas que me gustan son raras porque no van con mi personalidad, pero yo no lo creo así, considero que son parte de mi mundo interior, y en eso nada puedo hacer para luchar contra ello. Me gusta un tema que recomiendo porque me estremece y es I am a Victim of This Song de Pipilotti Rist, la canción es todo un himno a la locura y aquellos que estamos un poco locos, después está la versión de Rebel, rebel de Bowie pero interpretada por Luthea Salom. Estas dos canciones y las anteriormente citadas me gustan, soy un romántico marciano ¿qué quieren?