Capplannetta sin cargo de conciencia

Posted on 14:47

Con lo bonito y satisfactorio que es vivir sin ningún cargo de conciencia. Decirse a sí mismo: -Hoy puedo dormir tranquilo, no le he hecho daño a nadie, no tengo por qué disculparme, me siento en paz conmigo mismo. Las personas más malas son aquellas que aún sabiendo que no han hecho nada bien, no tienen dañada la conciencia, éstos duermen como troncos. Son malas personas o son gente que camina, o como la novela de Benjamín Prado, Mala gente que camina, como también las hay buena gente que camine. La gente buena vive feliz, pero los hay que son felices y tienden a caer por el simple hecho de tener cierta sensibilidad, que se convierte también en una debilidad. Conozco a gente que vive resentida, no hay cosa peor que un escritor resentido, no escribirá bien nunca, pero los hay que tienen sus debilidades y caen en el resentimiento porque no obtienen las respuestas adecuadas de aquello que les aflige, que les tortura, les envenena la sangre, y éste tipo de gente, que suele ser buena, no sale del atolladero porque escriben desde el odio, y no tienen ni consuelo, ya que su moneda de pago es el ostracismo. Sean consecuentes con su conciencia, a aquellos que tratan de vengarse la respuesta la obtienen al poco tiempo, y justamente al poco tiempo tienen que resarcirse. Eviten la ofuscación con respecto a lo literario. Es una viga de poco aguante, la elección de vengarse entorpece las cosas, es mejor hablar por derecho, que por derecho tiendan a hablar en contra de ti mismo. Las respuestas no están en el odio, la venganza, el resentimiento, la repuesta está en la conversación tranquila, pausada, sin violencia, sin lugar a los momentos de tensión, hablen, discrepen, interpreten, dialoguen. 

0 Response to "Capplannetta sin cargo de conciencia"