Capplannetta y los pasos enclenques

Posted on 12:23

Siempre he desconfiado de la gente segura de sí misma, prefiero a los inseguros. Son más divertidos, a la vez que no son ningún peligro para la integridad física y mental de otro inseguro como lo soy yo. Hay todavía gente que denomina a los inseguros de sí mismos como tóxicos, yo no lo creo, quizá estén sobrepasando ese baremo de debilidad e inestabilidad psicológica que en las películas se tornan héroes o protagonistas atractivos, pero un ser con seguridad es aburrido, tiene aires de llevar el mando en cualquier situación, pero a veces el mundo da un giro de 180 grados y entonces la seguridad se vuelve fachada, repleta de farfolla, fanfarronería, y el calco reflejo de que la seguridad es una pose insegura, valga la redundancia, pero ésta es totalmente un postureo. El ser humano es feble, y por ende, veo más pureza en las personas que ejercen su gesta como blandengues, que todos aquellos que tras una armadura pesada se mojan los bigotes en la leche e ignoran lo que a ellos les hace débiles para esconderse en la coraza defensiva. Por que todos tenemos un lado oscuro o una debilidad inconfesable, todos sabemos que confesar las debilidades es un mal asunto, pero peor es ir de duro y prepotente. 

0 Response to "Capplannetta y los pasos enclenques"