A Capplannetta le empalagan los algoritmos

Posted on 16:55



Me empalagan los algoritmos porque es como decirte ¿no querías caldo? Pues toma toda esta variedad de caldos. ¿Y si no quiero caldo? ¿Y si hoy me apetece comer espinacas? No, por favor. No quiero ver a Popeye. No quiero espinacas con Popeye con publicidad de Brutus y Olivia en todos los lugares de mis dispositivos. ¿Por qué el Internet de las cosas es tan pesado y a la vez tan caprichoso? Debe ser porque vivimos en una sociedad de consumo y todas las sociedades consumistas son por antonomasia pesadas, egoístas y caprichosas. Estoy empalagado de música que me ofrece Spotify, YouTube, Amazon y un largo etcétera de música y productos que me parecen una basura. Me empalagan los algoritmos, es como darte un atracón de chocolate y pasar toda tu vida recomendando chocolate, ¿y si te apetece otra cosa? ¿Cosas como un pastelito de la Pantera Rosa? Ahora vienen los de Bimbo y me ofrecerán Tigretones, Bonys, y todo tipo de bollería industrial, pero ¿no he dicho que quiero comer judías con butifarra? Y no, no me ofrezcan la marca Catalunya, ¡he dicho que no! ¡Joder! Que no quiero saber nada de Valencia, yo sólo me he interesado por los ingredientes de la paella. Ahora me apetece comer nueces y me vienen con viajes para jóvenes ya maduros para visitar California. ¡Qué raro! Llega a mi bandeja de entrada correo electrónico de países y naciones que piden la independencia, ¡que no, joder! Que no quiero ir a Irlanda del Norte, tampoco quiero visitar Kosovo. Me empalagan los algoritmos, es como mezclar todas las cosas que te gustan y hacer un centrifugado en la boca y ellos creen que a mí me gusta, pero al final no saboreo nada, ni elijo lo que yo quiero. 

0 Response to "A Capplannetta le empalagan los algoritmos"