Capplannetta tras la resaca electoral

Posted on 6:26



Si tuviéramos políticos como Dios manda la ultraderecha sería un silbido entre la multitud. Si tuviéramos políticos buenos yo podría calentarme en invierno, y no tener que llevar las chaquetas de poliéster para eludir el frío. Si tuviéramos políticos como lo exige la ley tendríamos justicia y no una justicia politizada, y llena de trampas y misterios sin resolver. Si tuviéramos políticos en buenas condiciones harían más por los demás y no por ellos mismos. Si tuviéramos políticos con dos dedos de frente gobernarían para todas y todos, y no para unas minorías que se llevan la cosecha del huerto que con tanto esfuerzo sembraran nuestros abuelos y padres. Si tuviéramos políticos como los de antes España volvería a lo de antes, y por lo que dicen y cuentan, eran tiempos duros, grises y niños de entonces, que nos muestran a diario que la ley del mínimo esfuerzo es la que vale. Si tuviéramos políticos como los honrados seríamos un país sin corruptos de esos que existen por ahí y son ejemplo y no tendríamos nosotros que envidiarles. Si tuviéramos políticos sin borrones y sin tacha en sus expedientes ocultos seríamos una sociedad civilizada y no un populacho que se queda sin recreo en agosto, y para otros no hay recreo,  o no lo conocen, porque trabajan sin descanso. Si tuviéramos políticos como lo exigen los cánones tendríamos una cultura fuerte y digna. Si tuviéramos políticos de mente sana serían privilegiados por gobernar a un pueblo sano, pero ni son sanos y tienen demasiados privilegios. Si tuviéramos por qué callar no habría presos por hablar, por escribir, por decir la verdad, incluso no borrarían murales. Si tuviéramos políticos que callan y obedecen, que cumplen con dar refugio al hombre sin casa, que dan pan al hambriento, que dan refugio al que asilo pide, que da agua al sediento, que ofrece trabajo digno, educación pública y gratuita, y salud para el enfermo no sería la política tan precaria y no necesitaríamos ayuda de ningún otro pueblo. Si los políticos que tuviéramos fueran a luchar por su gente allá en la sede de la ONU no mandarían a su pueblo a las guerras y conflictos. Si tuviéramos políticos que miren por sus ciudadanos los impuestos que se pagan serían de utilidad para los ciudadanos y no para ellos mismos. Si tuviéramos ganas de salvar el mundo también tendríamos ganas de salvar a los niños desnutridos y desfavorecidos. 

0 Response to "Capplannetta tras la resaca electoral"