Capplannetta y la plenitud

Posted on 16:16



Cuando te pasa algo grande, algo que te hace feliz, es preferible ir con cautela y no ir presumiendo por ahí. Aunque yo, económicamente estoy en la ruina, puedo sin vergüenzas ni falsa humildad, admitir que estoy en un buen punto en mi vida. Estoy estabilizado psicológicamente, me es grato decir, que estoy apunto de alcanzar la plenitud. Cosa impensable años atrás. Y ahora, aunque no tenga ni para tabaco, estoy bien psicológicamente hablando. No quiero ser falso modesto, pero tampoco tener falsa humildad. Ya que cuando uno está a gusto consigo mismo debe de admitirlo. No tengo felicidad edulcorada, esa sólo la fabrican en televisión. Y salvo en momentos que me pongo nervioso y, en otros que tengo algo de ansiedad, puedo decir que estoy a un paso de la plenitud. Tengo mis miedos y mis inseguridades, pero eso va implícito con la vida en sí. Paso muchos ratos de soledad, y he meditado bastante acerca de cosas que me han ocurrido. Aunque todo pasa por alguna razón, son ciclos en cada punto de la existencia. Ahora elijo bien a la gente con que me apetece estar. La soledad a veces te puede llevar al punto de hacerte pesado para con los demás. Pero trato de tener la cabeza ocupada para no tener que hacer frente a ciertas flaquezas que no me dejan vivir con plenitud. Porque una cosa es la felicidad y otra muy distinta la plenitud. Podría ser feliz, aunque ¿quienes son felices hoy en día? La gente trabaja de lunes a viernes, el sábado vas a hacer la compra de la semana, y ¿qué te queda? Te queda un domingo que pasa con la prisa de costumbre y te deja perplejo cuando te encuentras con el lunes y venga, hasta el sábado. 

0 Response to "Capplannetta y la plenitud"